Arquitectura con contenedores

Un contenedor no es más que un recipiente de carga utilizado para el transporte de mercancías por mar, tierra, y aire. La gran ventaja del contenedor de carga está en su carácter intermodal, es decir, que puede viajar a través de diferentes medios de transporte. Esto es debido principalmente a que tiene unas características y dimensiones normalizadas. Pero esta gran caja de acero se puede reutilizar, alterar, unir, y hasta apilar. Con el tiempo se fue convirtiendo en un módulo de composición para cierta Arquitectura del siglo21: había nacido la Arquitectura con Contenedores. Esto provocó la aparición de proyectos de casas de contenedores, y otras construcciones container en todo el mundo.

Este artículo está enfocado a aportar información sobre el contenedor de transporte, y su aplicación en la arquitectura moderna.

Casas con contenedores

Para saber a qué tipo de arquitectura nos estamos refiriendo, no hay nada mejor que conocer algunos ejemplos de edificios hechos con contenedores marítimos.

En cierta medida, la casa de contenedores se ha convertido en uno de los mayores hitos de esta arquitectura experimental. Alentados por un bajo presupuesto, plazos reducidos de ejecución, y ciertos requerimientos sostenibles, muchos arquitectos no dudaron en plantear al cliente una vivienda con contenedores.

Algunas de estas casas container se diseñaron para un único contenedor, otras más grandes necesitaron de varios módulos. Pero en todas ellas fue necesario realizarle al contenedor ciertas modificaciones, no solo para abrir puertas y ventanas, sino también para hacerlos habitables. Eso implica mejorar la envolvente del edificio resultante, con una buena capa de material aislante.

Cuando al contenedor se le quita uno de los laterales, y se une a otros, es posible conseguir espacios más amplios. Algo parecido se puede hacer si se necesita una sala de doble altura.

Las viviendas container que aparecen en nuestro blog son un buen punto de partida a la hora de recopilar ideas para afrontar un proyecto de estas características.

Torres con contenedores de carga

Debido a que técnicamente es posible apilar hasta 8 contenedores marítimos, algunos edificios se han resuelto ya con estos módulos. Pero también hay buenos ejemplos de edificios en altura (con más de ocho pisos) cuyo diseño está basado en el contenedor de carga. Esta tipología aún está por explorar, pues la gran mayoría de torres de contenedores son pura arquitectura virtual, sin construir. Aún así, ya se han construido algunos interesantes edificios en altura reciclando este tipo de módulo.

Otros edificios con contenedores marítimos

Pero no solo se ha utilizado este método para la construcción de casas y torres con contenedores. En el mundo real existen estupendos ejemplos de construcciones con contenedores de carga: bloques de viviendas, hoteles, aulas, hospitales, restaurantes, refugios, quioscos, estudios, miradores,… También hay una gran variedad de equipamiento comunitario.

¿Qué es un contenedor de carga?

Con el fin de facilitar su transporte y almacenaje, las dimensiones de estos contenedores de carga están reguladas por la norma internacional ISO-6346. Son módulos que están preparados para transportar todo tipo de materiales, ya sean ligeros, voluminosos, pesados… En los contenedores se transporta de todo, desde piezas para la fabricación de determinados productos, hasta vehículos, maquinaria, alimentos,… También sirven para la carga a granel, aunque con menos frecuencia.

Estos contenedores viajan en grandes buques porta-contenedores. Son navíos en los que se aprovecha al máximo el espacio, gracias a las medidas estandarizadas con las que se fabrican los contenedores marítimos.

Los contenedores más comunes están fabricados de acero. También los hay de aluminio, y de madera contrachapada reforzados con fibra de vidrio. Normalmente el suelo de un contenedor de carga es de madera (algunos de bambú). Se les suele aplicar un recubrimiento especial contra la humedad.

Un detalle característico de los contenedores es la presencia en cada una de sus esquinas de unos puntos de amarre (twistlocks). Eso les permite ser levantados y desplazados por grúas, y poder apilarse unos encima de otros.

¿Cómo se fabrica un contenedor?

El contenedor ISO más común se produce en grandes fábricas, a partir de láminas y perfiles de acero. Se hace siguiendo un procedimiento que es bastante más complicado de lo que nos podríamos imaginar. En la cadena de fabricación de un contenedor se transforman las planchas de acero, para darles esa forma corrugada tan característica. Las aristas del contenedor están formadas por perfiles tubulares cuadrados, y a ellos se sueldan las placas de acero. La cara más resistente de esta caja es lógicamente la del suelo, y a todo el conjunto se le aplica una imprimación antes de pintarlo. Existe un artículo que describe con más detalle la fabricación de contenedores marítimos, y que incluye un vídeo.

Un poco de historia

Las primeras referencias del contenedor las encontraremos en la década de 1830, cuando se utilizaban recipientes (cajas de madera) que podían ser transferidos desde el ferrocarril a otros medios de transporte.

Justo antes de la Segunda Guerra Mundial, aparecieron en Europa los primeros contenedores estandarizados. Tenían un marco de acero, paredes, techos, y puertas de madera. Fue entre la década de 1940, y principios de 1950, cuando en Estados Unidos se empezó a utilizar el acero normalizado en los contenedores de transporte. Ocurrió tanto en las empresas de transporte comercial, como en el ejército. El primer uso de contenedores se hizo en 1956, durante un transporte desde Nueva York a Houston. Lo realizó la compañía de Malcom Purcell McLean, el magnate que finalmente sería recordado por desarrollar el moderno contenedor de carga.

Las normas ISO para contenedores fueron aprobadas a finales de los años ’60, por la Organización Marítima Internacional. Dicha estandarización supuso una transformación para el transporte multimodal, pues consiguió revolucionar el transporte de mercancías y el comercio internacional. El uso del contenedor de carga facilitó que disminuyeran los costes en el transporte; también eliminó la manipulación, y redujo el robo de carga transportada. Todo eso sirvió para “acortar distancias” entre continentes, y crear los inicios de una economía global.

En 1972, en el reglamento de la Convención Internacional para la seguridad de los contenedores ISO, se establece que todos deben llevar una placa CSC con información relativa a su fabricación, número de registro, dimensiones, pesos, y capacidad máxima.

Tipos de contenedores

tipos de contenedores de carga

De toda la variedad de contenedores de carga ISO que existen, los más populares son los “Dry Van” de 20 y 40 pies de longitud. Ambos tienen una altura exterior de 259,1cm, y una anchura externa de 243,8cm. Pero existe un tipo especial más alto: el contenedor High Cube (HC), de 289,6cm de altura.

Los containers también se pueden clasificar atendiendo a otras características, principalmente teniendo en cuenta el tipo de carga que pueden llevar dentro, que al fin y al cabo es lo que más importa. Eso lógicamente puede afectar a sus dimensiones, pero también a los materiales con los que se fabrican.

Dependiendo de las características de sus paredes y techo, se pueden comprar los contenedores estandarizados que se mencionan a continuación.

Contenedores comunes (Dry Van)

El contenedor Dry Van, es el container estándar por excelencia. Es el más utilizado en todo el mundo, y se caracteriza por ser cerrado y hermético, eso significa que no está ventilado ni refrigerado. Como ya se ha dicho antes, los hay de tres tipos:

  • De 20 pies de longitud (605,8cm). El largo interior es de 589,8cm, y el ancho interior de 235,2cm. La altura interior es de 239,3cm.
  • De 40 pies de largo (1.219,2cm). Las dimensiones interiores son de 1.203,2cm de longitud, y una anchura de 235,2cm. La altura por dentro también es de 239,3cm.
  • Contenedor 40 High Cube. Este tanque de 40 pies tiene una altura extraordinaria interior de 269,8cm.
Dimensiones de Contenedores Dry Van
Medidas 20 pies 40 pies 40 High Cube
Longitud exterior/interior 605,8 / 589,8cm 1219,2 /1203,2cm
Anchura exterior/interior 243,8 /235,2cm
Altura exterior/interior 259,1 / 239,3cm 289,6 / 269,8cm
contenedor Dry Van 20 y 40 pies

Contenedores marítimos Dry Van de 20 y 40 pies.

Contendores metálicos

Estos containers son similares a los del tipo dry-van, solo que carecen de cierre hermético. Se suelen emplear para transportar residuos, y debido a sus características, son más utilizados en desplazamientos terrestres.

Contenedores refrigerados (Reefer)

Hay mercancías que requieren un ambiente controlado a una temperatura determinada (frutas, pescado, carne, etc). Por eso surgieron los contenedores refrigerados integrales (Reefer), que incorporan termostato y motor refrigerador conectado a corriente trifásica del camión, barco, o cualquier otro tipo de medio de transporte. Estos containers tienen paredes más gruesas, debido al material aislante. Las dimensiones interiores son las siguientes:

  • 20 pies Reefer. El largo x ancho x alto es de 544,4 x 226,8 x 227,2cm.
  • 40 pies Reefer. Las medidas son de 1.156,1 x 226,8 x 224,9cm.
  • 40 pies Reefer HC. Internamente tiene unas dimensiones de 1.156,1 x 226,8 x 255,3cm.
contenedor Reefer

Contenedor Reefer, con equipo refrigerador.

Contendores aislados (Conair o Phortole)

Existe un tipo de contenedor para transportar productos que requieren de una temperatura más o menos constante, pero sin equipo de refrigeración. Es el contenedor isotérmico Conair o Phortole, que también está revestido con aislamiento, pero no tanto como el modelo Reefer. A este tipo de container se le puede incorporar un equipo auxiliar de refrigeración, entonces es capaz de mantener la temperatura durante el transporte. Un contenedor 20 pies Reefer Conair tiene unas dimensiones interiores de: 544,4 x 230,0 x 225,0cm (largo x ancho x alto).

contenedor isotermico conair

Contenedor isotérmico Conair.

Contenedores Open Top

Cuando la carga es pesada y voluminosa, es mejor introducirla en el contenedor por arriba. Por eso existe el container Open Top, que tiene la cara superior extraíble, generalmente de lona. Se utiliza mucho para transportar maquina y mármol, por ejemplo. Las dimensiones son las siguientes:

  • 20 pies Open Top. Tiene unas dimensiones interiores de 588,9 x 234,5 x 234,6cm (largo x ancho x alto).
  • 40 pies Open Top. Sus medidas internas son de 1.202,4 x 235,2 x 232,4cm (largo x ancho x alto).

Existe una versión especial en la que el container solo está abierto por uno de sus laterales. Se llama contenedor Open Side.

contenedor Open Top

Contenedor Open Top.

Contenedor tipo Flat Rack

A veces la carga es bastante grande, entonces hay que recurrir a un contenedor que permite más libertad. Al igual que el Open Top, el container Flatrack se utiliza para cargas que exceden el tamaño estándar. A este tipo de contenedor le falta la cara superior, y las laterales; en ocasiones también carecen del lado frontal y posterior.

Cuando los lados extremos son abatibles, entonces estamos ante una variante llamada Collapsible Flat Rack.

contenedores Flat Rack-collapsible

Contenedores Flat Rack, y Collapsible Flat Rack.

Contenedores graneleros (Bulktainers)

En los contenedores marítimos también se transportan granos, por eso hay un tipo especial denominado Contenedor Granelero (bulktainer). Se trata de un módulo hermético, que está revestido de una manera especial, y que se carga por unos orificios situados en su cara superior.

ejemplo contenedor Granelero

Contenedor Granelero.

Contenedores tanque cisterna (Tank)

El Contenedor Cisterna (Tank) se usa para transportar líquidos. Aquí el container se ha reducido a unas vigas metálicas que definen sus aristas, y otras secundarias para darle mayor rigidez. Dentro lleva un depósito, para el transporte de fluidos (aceite, vino, productos químicos, etc). Cuando el depósito interior está fabricado de un material flexible (polietileno), entonces el container se llama Contenedor Flexi Tank. Este tipo suele estar compuesto por un contenedor estándar (dry van), de 20 pies, con un tanque flexible dentro.

contenedores Tank - Flexi Tank

Contenedores Tank y Flexi Tank.

Contenedor Plataforma

Su nombre lo dice todo. Aquí el contenedor se ha reducido exclusivamente a su base. Son ideales para cargas extraordinariamente grandes y pesadas.

contenedor plataforma

Contenedor Plataforma.

Contenedor Pallet-Wide (Eurocontenedor)

Con la idea de poder meter dentro mercancías paletizadas, existe el Contenedor PalletWide, también llamado Eurocontenedor. Es cerrado, de paredes fijas, y con puerta estanca, pero sus dimensiones están alteradas para aprovechar su espacio con cargas sobre pallets europeos.

contender palletwide

Contenedor Palletwide

¿Dónde se compran los contenedores?

Los contenedores de carga se pueden comprar nuevos, pero también usados, y hasta se pueden alquilar. Lógicamente es mucho más fácil hacerse con uno de los modelos estándar que ya hemos explicado. Los contenedores hechos a medida son más complicados de conseguir. El lugar más habitual para comprar un contenedor marítimo es en puertos nacionales e internacionales.

Explorando internet, hemos visto contenedores de carga de 40 pies, del tipo Reefer High Cube, que costaban unos 20.000€. El mismo modelo, pero de segunda mano, se puede conseguir por unos 6.000€. Si lo que estamos buscando son contenedores Dry Van de segunda mano, el de 20 pies no debiera costar más de 1.600€, mientras que el de 40 pies suele valer unos 2.500€.

Sea cual sea el método empleado para comprar un contenedor, siempre hay que fijarse en su placa CSC.

Arquitectura con contenedores de carga

Las construcciones con contenedores son una realidad del siglo21, pero habría que preguntarse si es una moda o algo más. Una manera de entender la arquitectura con contenedores (también llamada cargotectura) es analizarla como método constructivo. Al fin y al cabo consiste en edificar con módulos que reúnen unas dimensiones de habitabilidad, y que son autoportantes. Para entenderlo de manera sencilla, se puede establecer una similitud entre la arquitectura con contenedores y las construcciones con Lego®.

Los arquitectos que diseñan sus edificios con contenedores, están creando también una arquitectura modular. Hay que tener muy presente que la estructura de este tipo de edificios se consigue uniendo y apilando módulos metálicos. Puede que se requiera de soportes y vigas de acero para garantizar la estabilidad. En diseños sencillos, con los contenedores será suficiente, apenas hará falta ningún elemento estructural más.

Otro aspecto a considerar es que la cargotectura implica reutilizar material que ha tenido una vida útil anterior.

Módulos”, “Reutilización”, “Autoportante”,… estos términos están sumamente relacionados con los principios de la arquitectura prefabricada. Y también con la sostenibilidad. Pero no toda la arquitectura con contenedores se debe considerar arquitectura prefabricada. Hay edificios construidos con contenedores modificados, y acabados in situ. Simplemente se aprovecharon containers para formar una parte (o la totalidad) de la estructura. Posteriormente se eliminaron caras de cada módulo para conseguir los espacios requeridos por el proyecto.

Como cualquier construcción diseñada para ser habitada por personas, la arquitectura con contenedores también debe cumplir las normas de construcción.

RDP House: casa con contenedores en Ecuador

Contenedores más utilizados

La arquitectura container se suele hacer con contenedores Dry Van de 20 y 40 pies de largo (estándar ISO). Pero debido a que su altura libre interior es bastante justa (casi 2,4m), en muchos proyectos se emplea el contenedor 40 High Cube. Con el 40HC se alcanza casi 2,7m de altura, mejorando bastante la habitabilidad del edificio.

En el supuesto de que se trate de un contenedor usado, es recomendable revisar el estado de su estructura. Puede que tenga alguna que otra abolladura, pero se puede corregir. Lo verdaderamente importante es que el contenedor aún sea estanco, que no tenga agujeros. Si alguna parte está oxidada, tampoco debe importarnos, es algo normal al tratarse de acero corten.

Tanto para los nuevos, como los de segunda mano, hay que asegurarse que cumplan con la normativa ISO correspondiente.

Cómo transformar un contenedor

Para hacer este tipo de edificios es preciso aprender a transformar contenedores marítimos. Incluso aunque se trate de una pequeña vivienda en un contenedor, necesita de mínimas modificaciones para hacer habitable el espacio. En la container arquitectura se pueden combinar materiales tradicionales con otros más modernos, convirtiéndola en una opción constructiva bastante versátil.

Cualquier alteración hecha a un contenedor debe garantizar su estanqueidad, estabilidad, y confort. Por eso es altamente recomendable recurrir previamente al asesoramiento de un profesional cualificado. Mejor aún si el arquitecto ya ha utilizado el contenedor marítimo en algunos de sus proyectos.

Aislamiento

Una gran ventaja de los contenedores ISO es que son estancos, es decir, son impermeables. Pero están hechos de acero corten, y el metal tiene una alta conductividad térmica. Dependiendo de la ubicación del edificio, y de las condiciones climáticas a las que va a verse afectado, los contenedores deberán estar debidamente aislados. Los muros deben tener una baja transmisión térmica, y eso se consigue añadiendo una capa de aislamiento. Esta alteración mejorará el confort, y reducirá significativamente las necesidades energéticas en calefacción/climatización. Una solución muy adecuada para los contenedores ISO es la de fachada ventilada, permitiendo así multitud de acabados diferentes.

El techo del contenedor también debe estar aislado, y protegido de las filtraciones de agua por lluvia. En este sentido existen diversas soluciones constructivas. En algunos proyectos se suele colocar una cubierta ajardinada, que aporta un aislamiento natural al contenedor. Otras veces se superpone una cubierta nueva (inclinada) por encima de los contenedores; e incluso se puede ir a una solución convencional de cubierta plana no transitable (con grava).

En un contenedor también se puede utilizar material aislante proyectado.

Si el contenedor va a estar ventilado por su parte inferior, debiera aislarse también el piso. En cualquier caso, el suelo de estos módulos debe estar siempre convenientemente protegido de la humedad.

Todas las soluciones elegidas para mantener aislada la envolvente del contenedor deben evitar la aparición de puentes térmicos.

Apertura de huecos (puertas y ventanas)

El contenedor de carga ya tiene una puerta de doble hoja en uno de sus frontales. Hay proyectos en los que estas puertas se mantienen, con el fin de aportar mayor seguridad al edificio. Sea cual sea el caso, la arquitectura de contenedores precisará de huecos que faciliten la entrada de luz natural, y ayuden a la ventilación de las habitaciones. Por este motivo la chapa original del contenedor debe cortarse con medios mecánicos adecuados. Pero los huecos abiertos deben mantener unas dimensiones y proporciones determinadas, para evitar la aparición de deformaciones. Por ese motivo hay que estudiar previamente el diseño, y hacer un reparto de huecos correcto que garantice la estabilidad estructural. Estas alteraciones del contenedor pueden exigir el añadido de elementos estructurales adicionales (vigas y soportes).

Se recomienda que el perímetro de cada hueco esté reforzado con un perfil metálico soldado a la chapa del contenedor. Ese elemento servirá de marco para la colocación de la carpintería de ventanas y puertas en fachada.

Las ventanas y puertas que se coloquen en los contenedores deben ser estancas, herméticas, y con doble acristalamiento.

El arquitecto debiera añadir elementos de protección solar en aquellos huecos que supongan mayores ganancias de calor.

Acabados interiores y exteriores

Por confort y estética, suele ser habitual que la cara interior de los contenedores termine con un acabado liso. A veces también se altera la cara exterior, pero no es extraño ver edificios de contenedores que mantienen su fachada con la textura corrugada original del container. Este acabado es el más apropiado si se busca una estética industrial. Para el resto de proyectos, lo recomendable es aplicar un revestimiento a la cara exterior del módulo, aunque sea más caro.

Cimentación

Debido a que el contenedor de carga funciona como una unidad autoportante, 4 apoyos serán suficientes para mantenerlo estable. Si el edificio tiene sótano, estos módulos irán apoyados sobre los muros de hormigón. Si no hay sótano, entonces se recomienda mantener una separación del terreno, para que el contenedor esté ventilado por abajo. Por eso es apropiada la solución de forjado sanitario, que evita la aparición de humedades, y mejora la eficiencia de la climatización. Sea cual sea la solución elegida, hay que tener en cuenta también los esfuerzos horizontales. Si estamos en una zona sísmica y/o de fuertes vientos, los apoyos del contenedor sobre la cimentación deben ser los adecuados, para evitar desplazamientos. El container puede ir soldado a unas placas de anclaje, o atornillado. Ésta última opción permite que el contenedor se pueda retirar con facilidad. Por tanto, es la solución recomendada en arquitectura portátil y versátil, que puede transportarse y modificarse.

Uniones de contenedores

Se puede dar el caso que por cuestiones de diseño, habitabilidad, y cumplimiento de normativa, se tenga que unir dos o más contenedores. Aquí se aplica el mismo criterio que se ha señalado en la cimentación, pues el tipo de unión elegido dependerá de la arquitectura que estemos construyendo. Las uniones realizadas con presillas permitirán el desmontaje y traslado de los contenedores. En cambio, uniones hechas con soldaduras serán más indicadas para construcciones permanentes y fijas. No se recomiendan las soldaduras continuas, y hay que tener muy presente que todas las juntas deben ser luego selladas. Esto evitará que el agua y aire campe a sus anchas por el edificio.

En el siguiente artículo se describe un proceso de transformación de los contenedores para ser habitados. El ejemplo corresponde a una cabaña realizada con tres containers dry van de 20 pies:

Tin Can: construir una casa utilizando 3 contenedores

Ventajas y desventajas de la Arquitectura con Contenedores

En este apartado se añade una lista de los beneficios obtenidos cuando se construye con contenedores. Para ser justos en este área, también señalaremos las desventajas de la cargotectura. Es probable que este punto del artículo se vaya ampliando y modificando con el paso del tiempo. Como se podrá comprobar, algunas de las ventajas/desventajas de la arquitectura con contenedores, tiene muchos puntos en común con la Arquitectura Prefabricada. La clave para decidirse o no por el uso de los contenedores estará en el tipo de proyecto a adaptar.

Ventajas de la arquitectura de contenedores

  • Construir con contenedores ISO puede hacer que el presupuesto del proyecto se reduzca, tanto en materiales como en mano de obra.
  • Puede suponer un ahorro estructural importante, debido a la capacidad autoportante del módulo contenedor. Esta ventaja se da incluso en edificios hechos con contenedores apilados. Se pueden apilar hasta 8 niveles, aunque hay autores que afirman que el máximo debería ser 5.
  • Este método implica una reducción en los tiempos de ejecución del edificio.
  • En la mayoría de proyectos, la estructura de contenedores solo precisa de una adecuación mínima para ser habitable (aislamiento, huecos, climatización).
  • La arquitectura de contenedores supone una reutilización importante de material. Este aspecto hace que el edificio sea más sostenible, más ecológico.
  • Una vivienda hecha con contenedores va a requerir de poca cimentación. Eso implica una escasa alteración del terreno, y menor impacto ambiental.
  • El empleo de containers en la arquitectura facilita la industrialización de los procesos constructivos.
  • Se ha mencionado más arriba: el uso de contenedores implica una arquitectura modular. Este hecho aporta otras ventajas colaterales, como la racionalización de espacios, y facilidad de ampliación.
  • Un edificio compuesto con contenedores se puede desmontar de una manera fácil y rápida. Y debido a su carácter intermodal, podrá llevarse a cualquier parte, y por cualquier medio de transporte.

Desventajas de la arquitectura container

  • Dimensiones limitadas. La anchura interior del contenedor dry van (235,2cm) supone todo un handicap para el arquitecto. Por este motivo muchas veces se deben unir contenedores. La altura también puede ser un impedimento en determinados proyectos. Para esos casos se suele recurrir al tipo high cube, que tiene una altura interior de 269,8cm.
  • Necesita modificaciones. El contenedor dry van, tal cual, no sirve como módulo habitacional. Es preciso mejorar su envolvente, para aumentar su aislamiento térmico y acústico. En ocasiones incluso el suelo debe ser reemplazado por completo. Esto ocurre cuando el contenedor fue utilizado para transportar determinadas mercancías perjudiciales para la salud.
  • Puede requerir refuerzos estructurales. Los contenedores están fabricados con acero, son autoportantes, y resistentes, pero al adaptarlos para un proyecto arquitectónico, necesitarán reforzarse en determinados puntos. No solo los huecos abiertos necesitarán ser reforzados, si se han suprimido caras completas para unirse varios de ellos, habrá que añadir vigas y soportes metálicos.
  • Gastos de mantenimiento. Con el fin de frenar la corrosión del acero, hay que tener en mente costes de mantenimiento.
  • Supervisión especializada. Construir con contenedores no te va a evitar pagar el asesoramiento y supervisión de un arquitecto. Los puntos mencionados justifican su presencia, y te evitarán disgustos posteriores. Un técnico cualificado sabrá adaptar tus necesidades a esta arquitectura modular, asegurar que la estructura sea estable, y se mantenga en óptimas condiciones.

(Algunas imágenes son de CHS Container).

Copyright © 2018 :: IS-ARQuitectura

Utilizamos cookies. Al aceptar, estás de acuerdo con nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies