Cómo hacer un refugio familiar a partir de un contenedor de 20 pies

0
27

Teniendo espacio en un jardín o patio trasero, no es tan complicado crearle una ampliación a una vivienda. Pero se puede reducir bastante la magnitud de la obra si se emplea un contenedor de carga. Eso es lo que pensó Mike Corvi, un vendedor de chaquetas de Portland y entusiasta de las construcciones verdes. Por eso pasó a la acción, alterando su contenedor para jardín, y convirtiéndolo en un refugio familiar. Aquí se hizo algo similar a lo visto en la casa de Brenda, solo que para unas funciones más básicas.

Mike estuvo dos años investigando, y seguro que hasta llegó a conocer el método Verbus System; o la fantástica Push Button House.  Finalmente decidió comprar por 2.900 dólares un contenedor Dry Van de 20 pies.

Mike Corvi dentro de su contenedor alterado

Alterando un contenedor para el jardín

Había que modificar el contenedor en casi todos sus frentes, por eso contrató a un par de operarios, uno de ellos especializado en soldaduras. Mike creó un porche delantero, y mandó recortar huecos para puertas y ventanas. Otras tareas para modificar el contenedor consistieron en recubrir el interior con panel contrachapado de abedul. Este material se colocó ligeramente separado de la chapa, con el fin de dejar una pequeña cámara de aire. El panel de abedul iba anclado al suelo y techo, sobre un marco de madera. Para hacer más confortable el contenedor, se añadió a la cara posterior del tablero de madera un aislamiento de unos 5 cms de espesor.

exterior de contenedor de 20 pies modificado para refugio familiar

imagen del porche y del interior del contenedor de Mike Corvi

La puerta de entrada son dos hojas correderas de vidrio, de doble acristalamiento. El lado opuesto del contenedor está dividido en dos hojas opacas, para que se pueden abatir y favorecer la circulación del aire en determinadas épocas del año. Una ventana vertical se sitúa en uno de los laterales.

El suelo de este contenedor alterado está forrado con tableros de madera contrachapada de caoba. Van fijados con tornillos de latón, y luego cubiertos con esteras de yute, a modo de moqueta.

Corvi completó su refugio familiar por unos $8.000. Le gustó tanto el resultado, que luego se dedicó a preparar más contenedores para venderlos como modelos prefabricados. Y cuando un proceso de este tipo se realiza a gran escala, se tiene proyectos como el de Pueblo Container.

Mike Corvi abriendo las puertas ciegas de su contenedor de jardín

La historia completa de este contenedor para jardín se puede leer en Oregonlive.

DEJA UNA RESPUESTA

Los datos de carácter personal proporcionados en este formulario serán tratados por Fermín Gómez, como responsable de esta web. La finalidad es añadir dicho comentario al artículo. La legitimación es tu consentimiento. Destino: los datos facilitados quedan guardados en nuestro servidor, y no son compartidos con terceros. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, y suprimir los datos en info@IS-ARQuitectura.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Hay información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad.

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

He leído y acepto la política de privacidad de este blog. *

[Todos los comentarios son moderados, ten paciencia, el tuyo se publicará pronto!]