Refugio que se mueve con patas mecánicas

0
74

La Walking House se vio hace tiempo, pero no se consideró relevante por lo poco práctico que pareció. Puede estar bien para hacernos reflexionar un poco, porque un refugio móvil en realidad no precisa de un uso permanente del terreno. Es algo a lo que estamos acostumbrados, pero ¿realmente debe existir la propiedad privada sobre el suelo?

Walking House ¿en qué consiste?

Este refugio puede ser autosuficiente ya que es alimentado por energía solar y pequeños aerogeneradores. Dispone de chimenea con la que calentarse, puede almacenar el agua de lluvia, y se le puede añadir un sistema de gestión de residuos. Como se puede ver en el vídeo, los desplazamientos son lentos y se realizan gracias a seis patas hidráulicas controladas por un sencillo equipo informático. Su estructura está hecha de acero, madera, y aluminio, y podría estar mejor aislada así como disponer de GPS. También podría tener espacio extra de almacenamiento, módulo de baño, y un sistema que permitiera llevar un seguimiento de la batería.

Cada unidad de este extraño refugio está equipada para dar alojamiento a un máximo de cuatro personas. Los muebles son una parte integrada de la estructura, y las ventanas son de policarbonato. Puede aislarse con cualquier material, desde placas de polietileno hasta lana. La parte trasera se abre formando una escalera que sirve de entrada. Sus seis patas funcionan cada una de manera independiente, y se podrían montar sobre cualquier estructura para hacerla caminar. Cuando la Walking House está andando, mantiene siempre tres patas en el suelo, para darle estabilidad. Y lo hace a la velocidad que una persona camina.

Walking House en el campo

La Walking House está pensada para poder agruparse con otras similares y crear comunidades. Una casa andante podría equiparse con módulos especializados para diversas formas de producción. Podrían servir como invernaderos, pequeñas fábricas, etc. Por tanto, una walking village se podría especializar en la producción de alimentos, en piscicultura, huertos… Podrían ser parte de la construcción.

interior casa andante de N55

patas de la Walking House

estufa refugio Walking House

comunidad refugios nomadas

¿Cómo surgió este refugio?

carruaje romani siglo18
Carruaje romaní del sigloXVIII

Walking House nació de un proyecto desarrollado por Wysing Arts Centre en Cambridgeshire. En colaboración con N55, se abordó la realidad de los nómadas en los alrededores de Cambridge, históricamente ligados a la agricultura estacional. La cultura nómada tradicional estaba en declive, reemplazada por un asentamiento romaní (gitano) marcado por adversidades. Los autores pensaron en un refugio que permitiera los beneficios de una vida nómada, en armonía con el entorno. Y por supuesto que ayudara a superar las discrepancias con los colonos.

La estética divergente entre estas culturas fue el desafío. Introducir un diseño contemporáneo inspirado en el nomadismo podría servir para mitigar estas diferencias. Los carruajes romaníes del siglo XVIII fueron el referente. Estos ingeniosos sistemas para habitar en espacios reducidos empleaban materiales textiles y madera, que permitían ventilación y controlaban la humedad. Estaban aislados con lana, y los muebles interiores maximizaban el espacio.

Las imágenes de la Walking House proceden de la web del grupo danés N55.

software caminar Walking House
Panel control de la casa andante

En contra de la propiedad privada

A continuación, añadimos lo que los autores piensan sobre la propiedad del terreno y la Walking House:

Es comúnmente aceptado que la posesión de tierras es una noción arraigada en la mayoría de las sociedades. Sin embargo, esta idea también implica una jerarquía de derechos sobre la superficie terrestre. Reconocemos que tratar a las personas como seres con derechos implica permitirles permanecer en la tierra. No tiene sentido afirmar que alguien tiene derechos pero no puede ocupar la tierra. En realidad, hablar de derechos carece de fundamento si no se concede el derecho a la ocupación terrestre. Intentar justificar la propiedad de la tierra mediante razonamientos lógicos resulta problemático. La única manera de mantener esta propiedad es mediante el uso de poder y fuerza. Aunque nadie tiene un derecho intrínseco sobre la tierra, las concentraciones de poder emplean la fuerza para perpetuar la ilusión de propiedad.

El equívoco de que las personas tienen un derecho a la posesión de tierras conduce a la intolerancia hacia diferentes modos de vida y en casos extremos, incluso desencadena conflictos bélicos.

Las dinámicas de poder restringen el acceso a la tierra a través de la fuerza, basándose en la noción de propiedad. Walking House desafía esta perspectiva al no requerir una ocupación permanente de tierras, insinuando que toda la tierra debería ser accesible para todos. La sociedad podría gestionar los derechos de uso de la tierra para diversas formas de producción, pero la propiedad absoluta debería abolirse.

Además, N55 propone que las Walking Houses sean un bien común, disponibles para quienes deseen habitarlas.

DEJA UNA RESPUESTA

Los datos de carácter personal proporcionados en este formulario serán tratados por Fermín Gómez, como responsable de esta web. La finalidad es añadir dicho comentario al artículo. La legitimación es tu consentimiento. Destino: los datos facilitados quedan guardados en nuestro servidor, y no son compartidos con terceros. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, y suprimir los datos en info@IS-ARQuitectura.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Hay información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad.

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

He leído y acepto la política de privacidad de este blog. *

[Todos los comentarios son moderados, ten paciencia, el tuyo se publicará pronto!]